Single post

Ayuno & Dietas Ancestrales


Queridos amigos quiero empezar este artículo contándoles un poco de mi vida y de cómo surgió este video. Desde muy pequeña tuve un gusto especial por los museos, la historia y la arqueología. Supongo que se debió a que tuve la suerte de viajar muchísimo con mis abuelitos por ser la única nieta de la familia !

Cuando fui capaz de tomar el metro sola (más o menos a los 15 años), había días en los que me iba a recorrer museos en mi natal Ciudad de México.

Mis lugares favoritos sin duda siguen siendo el Museo Nacional de Antropología, el Templo Mayor y el Centro Histórico, los visité tantas veces que estarán permanentemente grabados en mi memoria y en mi corazón.

Incluso pensé en estudiar la carrera de arqueología, aunque me ganó la curiosidad por conocer el cuerpo humano y su salud. Finalmente en el 2009 empecé a estudiar fisioterapia, nutrición, yoga, osteopatía, masaje holistico, y un millón de cosas más con el afán de poder comprender cómo mejorar esta máquina a la que llamamos cuerpo.

Me mudé a España hace casi 2 años y con esto se reavivó mi curiosidad por la historia y la evolución del ser humano… Me emociona mucho pensar que en estas tierras vivieron alguna vez los romanos, de la misma manera que me emocionaba pensar que en el México Antiguo existieron las civilizaciones más imponentes de América precolombina.

¿Cómo es que el ser humano ha podido llegar hasta aquí?

Creo que en los últimos años he podido hacer un equilibrio muy bonito que me ha permitido unir la nutrición con la historia evolutiva del ser humano, resumiéndolo todo en una serie de preguntas que iremos resolviendo juntos poco a poco:

  • ¿Por qué la obesidad y el sobrepeso eran algo raro en el pasado?
  • ¿Cómo era la vida cotidiana de la gente?
  • ¿Qué comían?
  • ¿Cómo conseguían su comida y cómo la cocinaban?
  • ¿Las frutas y las verduras eran igual que ahora?
  • ¿Por qué antes la gente no hacía dietas?

Muchos antropólogos y especialistas, al igual que yo coincidimos en pensar que el cuerpo y la salud que tenemos en la actualidad es el resultado de nuestro estilo de vida. Te invito a reflexionar en los siguientes puntos:

  • Nuestros ancestros no comían alimentos ultra-procesados.
  • Los alimentos procesados se consiguen y se digieren fácilmente lo cual aumenta las calorías que comemos y que rara vez logramos quemar.
  • La tecnología ha facilitado la vida, reduciendo casi por completo el esfuerzo físico que requieren las actividades de la vida diaria.
  • En la antigüedad comer implicaba un esfuerzo físico tanto para conseguir los alimentos como para cocinarlos y digerirlos.
  • Las porciones y la cantidad de calorías que ingerimos en la actualidad son mucho más grandes que antes.
  • No existía la calefacción ni el aire acondicionado, por lo que la gente tenía que exponerse a las inclemencias del clima.
  • Las poblaciones pasaron por momentos de escasez alimentaria como guerras, sequías, o pobreza.

Parece que hemos perdido ese instinto innato de saber alimentarnos

La primera «dieta» o régimen alimenticio fue inventado por el médico escocés George Cheyne (que por cierto era amigo de Isaac Newton) en 1724. Antes de ese momento el ser humano NUNCA tuvo que pensar en hacer algún tipo de régimen alimenticio, comer era sencillo, sólo había que seguir nuestros instintos y ver qué nos brindaba la naturaleza.

Hoy, se pueden encontrar más de 50,000 libros diferentes sobre dietas y nutrición en Amazon.com. Sin embargo, hemos perdido por completo la sabiduría de nuestro instinto olvidando como confiar en el.

Mientras avanza la tecnología para facilitarnos la vida, se extingue el instinto que durante miles de años nos ha ayudado a sobrevivir.

Realmente creo que estar saludable es más fácil de lo que nos han hecho pensar. Lo único que ha sucedido es que la tecnología y los avances de la ciencia, en su intención por explicarlo todo a detalle y facilitar las cosas, han hecho de la nutrición y de la salud algo extremadamente complicado y técnico. Esto poco a poco nos ha orillado a confiar más en la ciencia que en nuestro propio instinto, ese mismo que nos ha ayudado a sobrevivir durante miles de años y nos ha convertido en lo que somos hoy.

La manera más sencilla de estar sano, delgado, ágil y feliz es volver a conectar con nuestro origen, con nuestro hábitat natural que nos provee de todo lo que necesitamos, que por cierto es mucho menos de lo que pensamos.

No importa en que parte del mundo te encuentres, siempre tendrás ancestros de los cuales aprender, siempre tendrás una tierra y unas costumbres de las cuales estar orgulloso. Nuestra misión en esta vida es preservarlas, aprender de ellas y compartirlas con nuevas generaciones.

Cuéntame, qué tradiciones ancestrales valoras de tu país??

In Lak’ech

Leave a Comment