Single post

Ayuno Espiritual


Cada día que pasa y logro profundizar más en la práctica del ayuno doy gracias por haber encontrado esta herramienta que ha despertado mi consciencia como ninguna otra cosa. El ayuno es la puerta hacia una genuina y profunda espiritualidad.

Siempre me llamaron la atención las actividades holísticas y espirituales, desde muy pequeña empecé a practicar yôga y meditación, sin embargo al inicio no le tomé mucha importancia a la alimentación, ni a la constancia.

Cuando tenía 19 años tuve la gran oportunidad de tomar un training intensivo con uno de los gurús de yôga más reconocidos del sur de la India, el maestro M.S. Vishwanath Masterji. Recuerdo lo mucho que nos insistía en que la práctica de yôga no era únicamente posturas físicas (âsana), sino que lo más importante era respirar (pranayâma) y controlar los deseos mundanos que ensucian al cuerpo e inquietan la mente, especialmente comer demasiado, beber alcohol y dormir mucho.

Leí tantas veces el Hatha Yôga Pradipika y los Yôga Sutras de Pantañjali, donde se habla sobre la importancia del control del deseo, del ayuno, de la alimentación moderada… Sin embargo, no comprendí ese mensaje hasta muchos años después.

Hoy, a mis 30 años me doy cuenta que todo lo que aprendí en ese entonces está tomando un sentido increíble para mi. Me nace compartir con ustedes el poder espiritual y transformador del ayuno más allá de lo físico.

Existen muchos registros históricos que hablan de la práctica habitual del ayuno en la antigüedad, pero sin duda el registro más extenso está en el libro más vendido del mundo: La Biblia. ¿No les parece curioso?

Me parece de suma importancia conservar y mantener vivo este valioso conocimiento ancestral y no dejar que se pierda con el tiempo.


El Ayuno a lo largo de La Biblia

La biblia dice que cuando alguien ayuna o deja de comer por propósitos espirituales, entonces Dios lo alimentará con algo mejor que comida, (Isaias 58:14).

Según la biblia, el ayuno nos dará un lugar entre otros grandes hombres y mujeres espirituales a lo largo de la historia. Esta es una promesa increíble, porque muchos grandes líderes han ayunado conmoviendo naciones y sacudiendo reinos. Caminar por ese mismo camino es un verdadero privilegio.

Varios líderes espirituales son descritos en la biblia, utilizando el ayuno para hacer que su mundo fuese mejor y para elevarse por encima de la condición humana y carnal.

El Ayuno de Jesús

La historia comienza cuando Juan Bautista bautiza a Jesus, el Espíritu Santo desciende sobre el. Sin embargo, Jesus no alcanzó la iluminación hasta que fue enviado 40 días al desierto para orar y ayunar.

Durante 40 días Jesús no comió nada, después de este prolongado ayuno volvió iluminado con el don de los milagros y se difundió su fama por toda la tierra, (Lucas 4:14)

Más adelante, Jesús enseñó 3 disciplinas a los pueblos: oración, ofrendas y ayuno, dándole a las tres la misma importancia. Durante la vida de Jesús, los judios hacían aproximadamente 22 ayunos espirituales diferentes incluyendo el Día de la Expiación.

El Ayuno Colectivo de los Judíos

Históricamente, se ordenó al pueblo judío ayunar una vez al año, en el Día de la Expiación o Yom Kippur. Todo Israel se presentaba delante de Dios en ayuno colectivo y arrepentimiento.

El Día de la Expiación se consideraba el día más sagrado de todo el año religioso, un día en el cual la nación entera dejaba sus labores, se negaban a comer y buscaban el perdón de Dios sobre todos los pecados cometidos ese año.

Desde el día en que se dió este mandamiento, durante los últimos 3,500 años los judíos han honrado el Yom Kippur, o Día de la Expiación como un día de solemne de ayuno.

Normalmente se celebra en el otoño como un ayuno de humildad y arrepentimiento necesarios para que Dios limpie sus pecados. Es un día de reposo e introspección.

*Quiero aclarar que no practico ninguna religión y que miro a la biblia sólo como un documento histórico de gran valor del cual podemos aprender sobre las tradiciones y costumbres de la época en que fue escrito.


Una Vida de Ayuno

Grandes líderes y personajes brillantes a lo largo de la historia fueron más allá, podría decirse que adoptaron el ayuno en todos los ámbitos de su vida. Y con esto me refiero a que para conseguir la iluminación espiritual y de consciencia estos personajes controlaron al máximo sus deseos carnales.

Juan el Bautista por ejemplo, vivió una vida muy austera comiendo sólo vegetales y miel, no bebía vino ni sidra para poder ser grande delante de Dios (Lucas 1:15).

Otro nazareo muy conocido fue Sansón quién mantuvo una vida alejado del vino y de cualquier cosa que hubiese muerto, era vegetariano. Además hizo el voto de no cortarse el cabello.

Estos fieles hombres y mujeres vivieron un nivel más profundo de devoción para su consciencia espiritual. Al comer en exceso alimentos demasiado densas nos atamos al mundo físico-material alimentando al ego.


Cuando tu cuerpo te pide ayunar, tu consciencia ha despertado…

Si sientes dentro de ti el deseo de ayunar o si ya estás practicando el ayuno es señal de que tu consciencia está despertando y tu espíritu busca poco a poco la libertad. Has dado un paso grande, pues en este mundo son pocas las personas que logran ver a través del humo cegador de nuestro ego.

Es verdad que el ayuno es un sacrificio, es el sacrificio de la parte más primitiva del ser. Pero al mismo tiempo es una ofrenda, pues al dejar de comer muchos otros pueden alimentarse. Es un acto de humildad para honrar a la energía universal que reside en cada uno de nosotros.

Leave a Comment