Single post

Cómo hacer Enemas de Café


Mi experiencia

A lo largo de estos años, en mi búsqueda por encontrar la sensación de bienestar me di cuenta que en todos los momentos de gran plenitud siempre he tenido el estómago vacío y desinflamado.

Por esta razón, intuitivamente comencé a hacer muchas cosas como prolongar cada vez más mis ayunos, y encontré la Hidroterapia de Colon.

Como siempre, la curiosidad me motivó a investigar más sobre el tema , y fue así como conocí a mi gran amiga Alejandra Quintana, la única hidroterapeuta mexicana certificada por la I-ACT y la única persona en la que confío para hacerme esta terapia. Puedes conocer su clínica dando click aqui.

Durante este tiempo también escuché hablar sobre los enemas de café, aunque la verdad me mantuve escéptica, porque no era muy fan del café.

Tengo que confesarles que llevo años utilizando laxantes, no porque realmente los necesite, sino porque me encanta la sensación de comenzar mi día con una buena evacuación intestinal. El sentir mis intestinos limpios me hace sentir muy ligera, despierta y llena de energía, aunque muchísima gente me dijo que el uso de laxantes era malo, yo he continuado utilizándolos hasta ahora.

Fue hasta que encontré las enseñanzas del Prof. Arnold Ehret cuándo entendí que todas las cosas que yo venía haciendo intuitivamente (como el ayuno, los laxantes y las limpiezas de colon) no eran prácticas tan descabelladas, y de hecho formaban parte de un sistema curativo.

Sin embargo, los laxantes y la hidroterapia de colon tienen algunos inconvenientes. En primer lugar, la hidroterapia no puede realizarse en casa, requiere un equipo especial, es una terapia costosa y sólo se recomienda algunas veces al año (depende de cada paciente). Por otro lado, los laxantes, por mas efectivos que sean nunca sabes cuando te harán efecto, pues depende mucho de tu digestión y de tu alimentación.

Así que mis días siempre eran una moneda al aire, si tenía suerte y el laxante hacía efecto temprano mi día comenzaba de maravilla. Pero si el laxante se tardaba en hacer efecto, me costaba muchísimo trabajo incluso levantarme de la cama, pues me sentía pesada y sin energía.

Ya habían pasado varios años desde la primera vez que escuché sobre los enemas de café, pero recordé que eran fáciles de hacer en casa y que ademas podían hacerse todos los días, así que decidí darles una oportunidad y probar.

Siempre investigo mucho antes de hacer alguna terapia nueva, en cuanto a los enemas de café, las opiniones que encontré eran totalmente opuestas, y esto era algo extraño. En general, la gente que había probado los enemas reportaba muy buenas experiencias y comentarios, sin embargo lo que dicen los estudios científicos y las opiniones medicas lo catalogan como una terapia peligrosa. Así que ante tal confusión, mi única opción fue experimentarlo personalmente y comprobarlo en carne propia.

También quiero contarles que no me gusta el sabor del café, aunque he intentado tomarlo porque tiene muchísimos beneficios especialmente en el rendimiento deportivo, nunca sentí ningún efecto y además me causaba irritación estomacal y gastritis.

Entonces ese era mi único miedo, que al hacerme los enemas el café me irritara el colon al igual que me irrita el estómago. Sin embargo, sorprendentemente esto no pasó, los enemas no me irritaron absolutamente nada y por primera vez en toda mi vida experimenté la sensación energética de la cafeína, algo que nunca pude sentir, ni siquiera tomándome un espresso.

Después de varios meses los enemas de café ya son parte de mi rutina diaria. De hecho, mi día comienza con un enema de café y la ligereza de un abdomen plano, he resuelto por completo el problema que tenía con los laxantes. Además un enema es la mejor manera de empezar un ayuno y aprovecharlo al máximo.


Lo que necesitas…

Aquí te explico cómo hacer los enemas, y los trucos que he aprendido con la práctica.

Lo primero es comprar un kit para enemas que puedes conseguir en cualquier farmacia o directamente en Amazon y recibirlo en tu casa. Este es el que yo te recomiendo pues se puede lavar y secar perfectamente lo cual evita la formación de hongos y de hecho es el más barato que encontré (cómpralo aquí).

Debes elegir un café de buena calidad asegurándote que sea de grano orgánico (molido regular), no puede ser soluble ni descafeinado, porque lo que buscamos es absorber los beneficios de la cafeína.

Puedes conseguirlo en cualquier supermercado y es bastante económico. Yo ahora estoy usando un café mexicano de grano y lo muelo directamente en mi licuadora, lo puedes comprar aquí.

Por último, necesitarás un lubricante que facilite introducir la cánula del enema y evitar que te lastimes. Algunas personas utilizan vaselina, yo prefiero utilizar aceite de coco porque es totalmente natural. También lo compro orgánico en Amazon (click aqui).


¿Cuánto café y cuánta agua usar?

Esto depende de qué tan sensible seas a la cafeína, pero los mejores efectos los he sentido con una proporción de 4 cucharadas soperas por 1.5 litros de agua.

Si sientes algún malestar como taquicardia o insomnio, puedes reducir las cucharadas de café.

Arnold Ehret recomienda de 2 – 3 litros de agua en cada enema, para una limpieza a fondo.

Yo he sentido muy buenos resultados con enemas de 1.5 a 2 litros.

*Tip: Lo que te recomiendo es que hiervas el café en poca agua y una vez que lo vacíes a la bolsa de enemas pongas más agua hasta llegar a la cantidad de liquido que quieras introducirte.


Paso a paso…

*Nota importante: Nunca te hagas un enema en la noche, porque no vas a poder dormir !!

Pon a hervir aproximadamente 1 litro de agua y agrega 4 cucharadas de café molido.

Déjalo reposar mínimo 10 minutos antes de colarlo.

Para pasar el café a la bolsa de enema primero tienes que asegurarte que la temperatura es la adecuada.

*Tip: Yo preparo mi café por la noche, y lo dejo reposando hasta la mañana siguiente. así cuando me despierto ya lo tengo listo para usar.

Se recomienda que el liquido esté a temperatura corporal (35-37ºC).

Puedes ayudarte con un termómetro si quieres ser más exacto en la temperatura.

Pero en realidad lo importante es evitar cualquier tipo de quemaduras, porque si hay gente que las ha sufrido. ¡Ten mucho cuidado por favor!

Tampoco es bueno user el café demasiado frío porque esto puede ser incómodo y causar cólicos.

*Tip. Para mi lo más fácil es ponerme el enema a temperatura ambiente y así no pierdo tiempo con el termómetro. Por eso me gusta dejarlo hecho una noche antes.

Conecta todas las piezas del kit de enema y revisa que la llave de la manguera esté cerrada. Después vierte el café en la bolsa de enemas.

Si hace falta agua, agrega la que necesites hasta completar de 1.5 a 2 litros.


Debes buscar un lugar dónde colgar la bolsa del enema, a una altura aproximada de 90cm, más o menos a la altura de la perilla de una puerta, de hecho este puede ser un gran sitio dónde colgarla mientras tu te recuestas en el suelo.

Para que no te dé frío pon un tapete o alfombrilla debajo de ti.

Debes recostarte de lado (decúbito lateral), flexionando ambas rodillas. Para hacerlo más cómodo puedes utilizar almohadas o toallas.

Posición decúbito lateral

Antes de introducir la cánula, debes lubricarla con aceite de coco.

Con movimientos muy suaves y respirando profundamente introduce la cánula por el recto, y abre la llave de la manguera.

*Tip: Acerca todo lo que vayas a usar antes de empezar con tu enema, por que una vez que te conectas ya no podrás levantarte.


¿Cuánto tiempo dura un enema?

Una vez que abres la llave, el café tarda aproximadamente 5 minutos en entrar a tu cuerpo, pero para estar seguros fíjate en la manguera y en la bolsa hasta que esté vacía. Cuando veas la bolsa de enemas vacía retira la cánula y retén el café dentro de ti.

Tiempo de retención: Es muy importante retener el café de 15 a 20 minutos antes de ir al baño, porque en ese tiempo el café se está absorbiendo para poder conseguir los beneficios del enema.

Es normal sentir pequeños cólicos y ganas de evacuar pero pasarán pronto. Intenta aguantar mínimo 15 minutos antes de ir al baño.


Relájate y disfruta…

Es increíble como estos 20 minutos del se han vuelto un momento muy agradable para mi, y sobretodo son una motivación para levantarme temprano todos los días (algo que me costaba mucho trabajo) y ser más productiva.

Puede sonar increíble pero, gracias a los enemas he retomado mi hábito de lectura y ya terminé 3 libros este mes.

Una vez que termino mi enema, me siento ligera y con muchísima energía para hacer ejercicio y luego irme al trabajo.

*Tip. Crea un ambiente agradable con música tranquila y un buen libro. Algunas personas también aprovechan este tiempo para responder correos, estudiar o ver su serie favorita. Lo importante es que lo disfrutes !


Te invito a que pruebes esta increíble herramienta que puede complementar el perfeccionamiento de tu salud. Recuerda que un enema es la mejor manera de comenzar tu ayuno, especialmente si es un ayuno prolongado.

Si tienes alguna duda, o inquietud escríbeme y con mucho gusto puedo orientarte… Te envío un gran beso y no olvides que puedes unirte a mi grupo privado de Facebook dónde compartimos en comunidad temas relacionados con Ayuno & Salud (click aqui).

Leave a Comment