Single post

Por qué hago sólo una comida al día (1º parte)


Hace unos días estaba viendo las fotos de mis viajes y me di cuenta que llevo más de 3 años comiendo sólo una vez al día. No tengo la fecha exacta de cuando empecé a ayunar pero si recuerdo que fue hace como 5 años.

Todo inició porque durante ese tiempo estaba siguiendo una dieta cetogénica estricta, me la pasaba investigando y leyendo mucho sobre estos temas y eso me conectó con el ayuno intermitente. En ese entonces comer de la manera en la que yo lo hacía, o mejor dicho dejar de comer parecía una locura para todas las personas que me rodeaban. Toda la gente, incluyendo mi familia me veían como una loca.

Mis inicios ayunando en 2015.

A pesar de las críticas de los demás, de mis propias creencias y miedos, me mantuve firme y determinada, dejar de comer me hacía sentir cada vez mejor, pero sobre todo me estaba liberado de seguir siendo esclava de las dietas que durante años, me habían mantenido encadenada.

Por esos años la información a cerca del ayuno era muy escasa y toda estaba en inglés. Quizá esto me ayudo a tener ventaja, antes de que la dieta cetogénica y el ayuno intermitente se volvieran una moda, yo ya tenía varios años experimentándolos.

Comencé a hacer ayuno intermitente con el protocolo de Leangains, que propone ayunar durante 16 horas y tener una ventana alimenticia de 8 horas. Recuerdo que al inicio aguantar 16 horas sin comer me parecía súper difícil, aunque sólo tenía que saltarme el desayuno, pensarlo era ya una tortura para mi mente que estaba acostumbrada a comer 5 veces al día…

Todo mejoró después de las primeras semanas, me sentía más ligera, llena de energía, dormía más tiempo porque no tenía que preparar el desayuno, podía concentrarme en mis cosas sin pensar en comida. Y cuando era momento de romper el ayuno, la comida sabía deliciosa porque realmente tenía hambre fisiológica y la disfrutaba mucho más.

La sensación de bienestar y limpieza en mi cuerpo era tan fuerte que para mi valía la pena el sacrificio de no comer.

No voy a mentirte, ayunar no es fácil, mucho menos si llevamos toda una vida comiendo en exceso y estamos rodeados de un entorno que nos invita a comer todo el tiempo. Pero es justo cuando empezamos a sentir hambre que los mecanismos de autofagia y autocuración del cuerpo se activan. 

Algo que me ayudó mucho durante este tiempo fue leer y seguir investigando sobre los beneficios del ayuno, descubrir que realmente mi salud estaba mejorando y que era completamente normal que me sintiera más plena que nunca. Así gané seguridad y fortaleza para ir aumentando las horas de ayuno.

Recuerdo que por ese entonces tuve la oportunidad de viajar mucho, lo cual siempre había representado un momento estresante para mi porque sabía que era difícil cumplir con mi dieta al 100%. Estoy segura que cualquiera que haya hecho una dieta podrá entenderme, pues viajar representa un verdadero problema, porque no tienes control sobre dónde o qué vas a comer, y las tentaciones están siempre presentes.

Sin embargo, por alguna extraña razón se me metió a la cabeza que tomaría los viajes como una oportunidad para extender mi ayuno y así olvidarme de preocupaciones por intentar controlar cada caloría que comía o perder tiempo buscando restaurantes que se adaptaran a mi dieta.

Hacer ayuno simplificó mi vida.

Ayunando en el Grand Canyon, Arizona.

Así que mientras mi familia desayunaba en el buffet del hotel, yo aprovechaba para irme a correr y hacer ejercicio antes de empezar el día. Durante la comida por ejemplo, yo los acompañaba con un té o un agua mineral y así aguantaba hasta la cena.

Lo que descubrí con esto fue que podía pasar más de 24 horas sin comer, entre más tiempo pasaba ayunando, más energía sentía, de hecho comencé a sentir una felicidad y plenitud que nunca antes había experimentado, era como volar. En lugar de ganar peso, yo regresaba más delgada después de las vacaciones.

Mis viajes se volvían más productivos porque no perdía tiempo en comer, y tampoco gastaba dinero. Toda mi energía y atención se centraban en disfrutar del viaje, en absorber cada detalle, y fue aquí cuando empecé a tomarle el gusto a las largas caminatas.

Ayunando en Montego Bay, Jamaica.

Después de haber aprovechado todo el día, rompía mi ayuno en la cena como a las 10pm, la comida me sabía deliciosa, era como una explosión de sabor, pero sobre todo era como si mi cuerpo realmente se hubiera ganado el alimento, era literalmente la recompensa de todo un día de esfuerzo y dedicación.

En pocas palabras la cena se convirtió en un «momento sagrado» y así me di cuenta que comer sólo una vez al día era lo mejor para mi salud tanto física como mental.

El proceso no ha sido del todo fácil, quiero decirte que lo más duro ha sido aprender a convivir con mi entorno y tener una vida social. Porque obviamente es mucho más sencillo ayunar en solitario que rodeada de gente y de un ambiente que te incita a comer 24/7.

Muchísimas personas van a pensar que estas loco, así que creo que lo mejor que puedes hacer al ayunar es mantenerte en silencio para evitar entrar en polémicas o debates interminables con la gente que te rodea.

Ayunar requiere una gran fuerza de voluntad, que se va entrenando poco a poco, es normal recaer algunas veces, y no esta mal. Al contrario, yo creo que es muy útil intentar comer como antes después de ayunar por un tiempo, porque así descubres que realmente no necesitas comer tanto y que de hecho tu cuerpo se siente mejor dejando de comer.

Lo importante es tener paciencia con tu cuerpo y no esperar cambiar de la noche a la mañana. Enfócate en ser constante no perfecto, cada día un poco más hasta que se vuelva un hábito, una rutina.

Enfócate en disfrutar del proceso y los resultados llegarán sólos.

Estoy segura que durante estos años el ayuno no sólo mejoró mi salud, también fortaleció mi voluntad, mi autodisciplina, e indirectamente mejoró otras áreas de mi vida.

Después de dejar de comer por tantas horas y ganarle una batalla tan intensa a tu mente y a tu entorno, queda en ti la sensación de que nada en esta vida es tan difícil como parece.

Estoy convencida que intuitivamente nuestro cuerpo sabe lo que le hace bien, sólo debemos aprender a escuchar esa voz interna y silenciar el ruido que genera la sociedad moderna que nos aleja tanto de nuestra naturaleza.

Ayunando en La Habana, Cuba.

A lo largo de este recorrido he seguido investigando y autoexperimentando, y me he llevado la grata sorpresa de que no soy la única loca comiendo una sola vez al día, hay cada vez más personas que han descubierto la revolución que ocurre en tu cuerpo cuando ayunas.

Descubrí también que el ayuno no es nada nuevo, de hecho hay mucha información científica, histórica, y antropológica que explica por qué nos sentimos mejor comiendo poco, y que el cuerpo humano necesita descansar con periodos de ayuno. Nuestro cuerpo está diseñado y ha evolucionado gracias a la adversidad, pero todos los detalles te los compartiré en la 2da parte de este artículo…

Espero que mi experiencia te anime a experimentar el ayuno y descubrir que tu cuerpo es una máquina perfecta que se fortalece únicamente cuando la pones a prueba….

! Sentir hambre es saludable !



Leave a Comment

7 Comments

  1. Voy a intentarlo bien! He notado los beneficios, en varias ocasiones, por hacer algunos, debido simplemente al no «comer por comer» sino cuando el cuerpo me lo pide y he tenido muy buenas sensaciones con ello. El problema es, como has dicho, que llevarlo a cabo en nuestro entorno es complicado. Nadie dijo que fuera fácil…

    1. Te entiendo perfecto Ari, pero poco a poco se desarrolla esa fortaleza de ayunar incluso cuando los demás están comiendo. Por ejemplo en estos días vino un primo a visitarme a Madrid, el viene a comer y a conocer la cultura española y yo solo lo estoy acompañando.. no hace falta que coma nada, ya ni siquiera siento la necesidad de hacerlo, de hecho disfruto mucho más mis días cuando ayuno… Tu puedes lograrlo también !!

  2. Quiero empezar con el ayuno

    1. Hola Sylvia, con mucho gusto puedo ayudarte !! Mira, la manera más fácil de empezar es saltándote el desayuno.

  3. Montse querida, gracias a tu guía y apoyo he logrado llegar a mi peso ideal practicando el ayuno, y al ver mis resultados, muchas personas en mi familia y algunas amistades me han preguntado cómo lo hice. Les cuento sobre ti y sobre el ayuno y algunos solo hacen muecas. Otros te han leído y han comenzado a tener resultados. Muchas gracias por haberme ayudado a recuperar mi salud. Bendiciones siempre!

    1. Querida Paty… Gracias por tus palabras, me alegro mucho haber podido contribuir de alguna manera en tu bienestar, deseo de todo corazón que conserves y defiendas tu salud por el resto de tu vida… Recuerda que tu eres la creadora y directora del universo celular de tu cuerpo contribuyendo en armonía hacia un bien común !

  4. Montse querida, gracias a tu guía y apoyo he logrado llegar a mi peso ideal practicando el ayuno, y al ver mis resultados, muchas personas en mi familia y algunas amistades me han preguntado cómo lo hice. Les cuento sobre ti y sobre el ayuno y algunos solo hacen muecas. Otros te han leído y han comenzado a tener resultados. Muchas gracias por haberme ayudado a recuperar mi salud. Bendiciones siempre!